suscríbete a newsletter


Enviar

CASTILLO DE ZAMORA

Iluminar pensando en el respeto al entorno y al ahorro energético

Castillo de Zamora

Castillo de Zamora

El castillo de Zamora tiene una planta con forma de rombo. En ella destacan tres torres (dos con cinco puntas y una con siete). Todo el edificio está flanqueado por un foso de gran profundidad, que a su vez le da seguridad el gran grosor de los muros -más de dos metros de media-. Para acceder a él hay un puente que antaño era levadizo y que va a parar a una puerta con un arco apuntado.

Se trata de una de las obras más importantes dentro del recinto amurallado de la propia ciudad, así como del contexto castellano y leonés en general. Está ubicado sobre una elevación natural que le daría más poderío defensivo si cabe.

Anexa al castillo se encuentra una zona conocida como “Parque del Castillo”, formada por unos jardines y un mirador. Éstas darían cuenta de las reformas llevadas a cabo entre los siglos XVI y XVIII, por lo que con un simple vistazo se puede observar una curiosa conjugación entre propuestas arquitectónicas separadas en el tiempo por varios siglos.

Actualmente se conserva el perímetro del castillo, rodeado de un foso que se halla casi íntegro. Los muros de mayor importancia, el patio de armas y la torre del homenaje también han llegado hasta nuestros días.

1-restauracion-castillo-zamora

Lledó Iluminación Salamanca fue el responsable de realizar el proyecto de iluminación de las instalaciones, siguiendo los criterios marcados por el arquitecto D. Francisco Somoza: “En donde la Iluminación esta diseñada de forma especial para que en el Castillo resalte el color de la piedra, cree un clima de misterio y mantenga la capacidad de sorpresa. Al igual que en los jardines, es una luz ‘silenciosa’, no deslumbrante y, sobre todo, permite que este ámbito sea visitable de noche, de forma que se podrá disfrutar del entorno durante las “larguísimas noches de Zamora, sobre todo en invierno”.

Los puntos de luz, colocados estratégicamente por todo el espacio ajardinado, realzan también el foso y el patio de armas de la fortaleza zamorana.

Uno de los principios a la hora de la elección de las luminarias y desarrollo del proyecto lumínico, ha sido la iluminación sostenible. Para ello se han seleccionado de entre todas la posibles soluciones:, lámparas, equipos y luminarias de alta eficiencia. Iluminar pensando en el respeto al singular entorno y al ahorro energético han sido las señas de identidad de este proyecto.

Para el balizamiento de la entrada al castillo se han usado balizas BEGA 7785 de halogenuros metálicos de 35 W, Luminaria de balizamiento con luz apantallada y distribución de la intensidad luminosa extensiva. Funcionan con lámparas de alta presión, las cuales se caracterizan por su elevada eficacia luminosa y una buena calidad de reproducción cromática.
El vidrio esta situado en una zona no visible para proteger ante posibles daños.

La solidez constructiva de las luminarias las hace especialmente adecuadas para entornos con una elevada exigencia en cuanto a robustez, que a demás de su función de iluminación permiten sentarse en ellas.

En los caminos se han usado balizas BEGA 8847 de tubo fluorescente de 26 W. Luminaria de intensidad extensiva resultan especialmente adecuadas para la orientación, señalización y guía visual.

El interior de la zona ajardinada se ha usado balizas BEGA 8646 de tubo fluorescente de 32 W, su solidez constructiva las hace especialmente adecuadas para entornos con una elevada exigencia en cuanto robustez.

Como orientación de las explanadas peatonales se ha utilizado el módulo luminoso doble de BEGA 8878 de dos tubos fluorescentes de 55 W. Estos módulos apoyan a la composición arquitectónica, destacando de forma impresionante el espacio iluminado.

Las luminarias empotrables Bega 8856 con halogenuros metálicos de 35 W, iluminan el paseo anexo al castillo, de tal manera que la luz rasante evite competir con la iluminación de la fortaleza.

Los muros de protección al foso del castillo, se han iluminado con proyectores BEGA 7524 de halogenuros metálicos de 35 W, con 6º de apertura en disposición horizontal, proporcionado un baño de iluminación lateral, que abarca mucha superficie con muy pocos aparatos.

Para iluminar los muros del castillo, se han usado proyectores BEGA 7347 de haz extensivo de halogenuros metálicos de 35 W. Estos proyectores, son ideales para iluminación uniforme de superficies y fachadas, especialmente cuando son iluminancias elevadas.

Para la iluminación y realzar los arcos, muros y estatuas se han utilizado proyectores empotrables en el suelo para que pasen desapercibidos. Para los arcos y muros se han utilizado proyectores BEGA 8034R con lámpara fluorescente de 26 W y cristal antideslizante y para estatuas BEGA 8089 de halogenuros metálicos de 35 W.

El cuerpo de la edificación del foso esta iluminado por proyectores de superficies BEGA 7473 asimétricos de halogenuros metálicos de 35 W. Estos proyectores destacan por su volumen reducido y son de potencias elevadas.

Para el paseo de la muralla, se ha usado luminarias empotradas en pared de luz rasante BEGA 2115 de un tubo fluorescente de 18 W. Estas luminarias permiten dar soluciones a una gran variedad de cometidos de iluminación.

La iluminación de los muros principales del castillo, necesitaba un proyector posible de iluminar toda la superficie con uniformidad, ese proyector es BEGA 8719 con lámpara de halogenuro metálico de 70 W.

Los restos arqueológicos del interior se han bañado con proyectores BEGA 7513 de halogenuros metálicos de 20 W y BEGA 7514 de halogenuros metálicos de 35 W, de 6 º de apertura junto con lentes dispersadotas y ovalizadoras para adaptarse a las ruinas encontradas y proyectores BEGA 7524 de halogenuros metálicos de 20 W extensivos

Este sitio web utiliza cookies para mejorar tu experiencia de usuario. Si continúas navegando, estás aceptando su uso y nuestra Política de cookies

Aceptar